Las jugadoras y jugadores aplican en su día a día los valores que aprenden dentro del campo

 

El rugby es un deporte que transmite una serie de valores importantes a quienes lo practican. Además de crecer educándose en el compañerismo, el respeto y el sacrificio, las chicas y chicos que juegan a rugby entienden la igualdad entre hombres y mujeres porque su deporte es mixto hasta los 16 años. Este aprendizaje que hacen dentro del campo lo aplican también fuera, en su día a día.

No es habitual ver que un deporte sea mixto incluso en la adolescencia, pero en el rugby pasa. Es cierto que las chicas de Sub 14 y Sub 16 tienen la opción de hacer tres años de categoría en lugar de los dos que son habituales, pero esta es la única diferencia. “Las chicas y los chicos tienen la misma capacidad de juego, la misma fuerza y la misma rapidez”, asegura Ainhoa, jugadora del equipo Sub 16. Uno de sus compañeros, Pablo, cree que el hecho de crecer jugando con compañeras en igualdad de condiciones le ha ayudado también a entender esa igualdad fuera del campo porque “las respetas y cuando te haces amigo de chicas no les dices cosas groseras”.

 

 


 

"Solo pueden hablar con el árbitro los

capitanes y le llaman señor"


 

Una de las cosas que más gusta del rugby a las personas que están dentro de este mundo es que transmite mucho valores, de los cuales la mayoría destaca el respeto. “Los valores se les enseñan desde que empiezan con 4 años”, explica la coordinadora de la escuela del club, Paloma Gutierrez, que cree que lo más importante es “el respeto al contrario, a compañeros y al árbitro”. Mientras que en otros deportes se insulta y amenaza a los árbitros con bastante frecuencia, en rugby “solo pueden hablar con los árbitros los capitanes y le llaman señor”, cuenta el entrenador del XV Hortaleza, Sergio Vicente. Además, a las jugadoras y jugadores no es a los únicos que se les exige respeto, también a las familias. “Aquí se viene a animar, no a meterse con los demás”, dice Paloma Gutierrez. Y su compañero Sergio añade que se pide a padres y madres “que vengan a animar al equipo, que no llamen a los niños por sus nombres y que no insulten ni increpen, solo que animen”.

Las jugadoras y jugadores que llevan tiempo practicando rugby reconocen que muchas de las cosas que aprenden gracias a este deporte les sirven luego en su día a día. Desde el club XV Hortaleza tienen precisamente ese objetivo, ayudarles deportiva y personalmente porque más allá de hacer buenos jugadores de rugby, lo que quieren son buenas personas.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe gratis en tu correo la revista del mes y las últimas novedades.

La información aportada es para uso exclusivo de la Revista La Galería. Pasará por la plataforma MailChimp, pero en ningún caso será de uso público. Tus datos irán a un archivo privado y solo se utilizarán para el envío de la información que nos solicites. Recuerda que si eres menor de 14 años no puedes enviarnos ningún dato sin consentimiento, tiene que ser tu adulto/a responsable quien se encargue de ello.

Deja un comentario

Menú de cierre