La combinación de hacer ejercicio físico y estar dentro de un medio natural sana el cuerpo y la mente

 

Cualquier deporte es beneficioso para la salud, pero solo aquellos que han surfeado alguna vez entienden por qué esta disciplina es muy diferente a cualquier otra. En el surf se desarrollan los músculos de todo el cuerpo, especialmente de los brazos, ya que aunque desde fuera no lo parezca, pasas la mayor parte del tiempo remando.

Practicar surfing, además de aportar nuevas habilidades físicas y poner en forma el cuerpo, también influye sobre las capacidades mentales. “Tienes que saber exactamente dónde estás y qué hacer”, señala Jonathan Garrigós, entrenador en la Escola Catalana de Surf en Castelldefels, Barcelona. Jonathan explica que es importante “tener la referencia de tu cuerpo, de cómo remas, de por dónde entras a la ola y cómo te adaptas”. De esta manera aprendes a desarrollar tu intuición, a reducir el miedo irracional y a aumentar tu concentración.

 

 

Hacer surf sin demasiados riesgos es una combinación de todos esos elementos físicos y mentales, pero el tema de la concentración es especialmente importante. ¿Por qué? Muy sencillo. Porque se practica dentro del mar, un medio desconocido para nosotros, que somos animales terrestres. Por este motivo necesitamos tener los cinco sentidos puestos, no solo en lo que hacemos, sino también en las olas, las corrientes y el viento. Además de los profesionales también hay científicos que aseguran que estar en el mar y practicar ejercicio de manera habitual reduce el estrés y la ansiedad. Así que el surf es una buena manera de tener las dos cosas.

 


 

"Cuando surfeas estás en unión con la naturaleza"


 

En la actualidad, aunque parece que hay más conciencia sobre lo importante que es practicar deporte, esto se hace dentro de gimnasios. El contacto con la naturaleza cada vez es menor y está comprobado que los niños que pasan más tiempo al aire libre crecen más sanos.

Al contrario de lo que cree mucha gente, surfear no es únicamente un entretenimiento, sino una filosofía de vida porque como dice Margrete Rodland, una surfera noruega que recorre el mundo en busca de olas, “estás en unión con la naturaleza”. Este sentimiento va calando en el interior de los que se atreven a subirse a una tabla, hasta que dejan de importar las cosas banales, de poco interés, y se empieza a prestar atención a la felicidad y la paz que aporta esta actividad. Por ello mucha gente dice que el surf es adictivo, una vez que empiezas ya no puedes parar.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe gratis en tu correo la revista del mes y las últimas novedades.

La información aportada es para uso exclusivo de la Revista La Galería. Pasará por la plataforma MailChimp, pero en ningún caso será de uso público. Tus datos irán a un archivo privado y solo se utilizarán para el envío de la información que nos solicites. Recuerda que si eres menor de 14 años no puedes enviarnos ningún dato sin consentimiento, tiene que ser tu adulto/a responsable quien se encargue de ello.

Deja un comentario

Menú de cierre