Después de un partido de rugby el equipo local invita a comer al visitante para intercambiar opiniones y solucionar conflictos

 

El Tercer Tiempo en rugby es una parte más del partido y desde los clubes que enseñan este deporte tratan de llevarla a cabo en todas las categorías, tanto en las inferiores como en las profesionales. Cuando acaba el encuentro el equipo local tiene la obligación moral de invitar a comer a los visitantes, de esta forma los rivales pueden intercambiar impresiones y solucionar los posibles conflictos del juego. Además, sirve para crear compañerismo entre los jugadores y jugadoras.

En el club XV Hortaleza son muy partidarios de que se celebre el Tercer Tiempo, y lo hacen desde los Sub 6 hasta los Senior. "El Tercer Tiempo es obligatorio, es el momento en el que se unen mucho los lazos del equipo", dice Helena Lanuza, entrenadora de la categoría Sub 16 del club. Consiste, como explica Paloma Gutierrez, coordinadora de la escuela del XV Hortaleza, en que el equipo que juega en casa "invita al otro a tomar un refresco y a comer". Es un momento de convivencia entre los propios jugadores de ambos clubes, los entrenadores, las familias e incluso los árbitros. "Si has tenido algún problema durante el partido, en el Tercer Tiempo lo hablas con esa persona; o si te han pitado algo que no has entendido lo puedes comentar con el árbitro", asegura Paloma, que además es jugadora del equipo Senior femenino.

 

 


"El rugby es el deporte de equipo por excelencia"


 

Para las jugadoras y jugadores es uno de los momentos más esperados del fin de semana. "En Sub 18 por ejemplo hay ya mucho contacto durante el partido y en el Tercer Tiempo hablas con ellos o cuentas chistes y se olvida todo", cuenta Pablo, el capitán de la última categoría de la cantera del club. Tienen claro que el fin de semana que toca partido, no hay excusa que valga porque para ellos compartir esa comida con compañeros y rivales, es el mejor plan. "Es muy divertido", señala Ainhoa, jugadora de Sub 16, que añade que "hablas con los contrincantes pero también sirve para conocer mejor a tus compañeros". Probablemente gracias a esta parte del partido una de las características por las que destaca el rugby es el compañerismo.

El rugby es uno de los ejemplos de deporte de equipo en el que es imposible evolucionar si no existe ese trabajo conjunto. Elías Delso, entrenador del club, lo define como "el deporte de equipo por excelencia" y su compañera Rocío Jiménez cuenta que lo que hacen para que exista el compañerismo es "dejar que sean ellos los que lleven siempre la iniciativa". En este sentido, Sergio Vicente, otro de los entrenadores del XV Hortaleza explica que durante el verano hace una concentración con su equipo para preparar la temporada. "Hablamos, lo planificamos todo y establecemos entre todos unas normas", que asegura que "las hacemos entre todos porque eso les hace más responsables".

Las jugadoras y jugadores del XV Hortaleza saben lo importante que es en el rugby hacer un buen grupo y estar comprometido con él. Aprenden a ser un equipo y gracias a ello y a los valores que transmite este deporte, se respetan entre ellos y respetan a sus rivales.

 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe gratis en tu correo la revista del mes y las últimas novedades.

La información aportada es para uso exclusivo de la Revista La Galería. Pasará por la plataforma MailChimp, pero en ningún caso será de uso público. Tus datos irán a un archivo privado y solo se utilizarán para el envío de la información que nos solicites. Recuerda que si eres menor de 14 años no puedes enviarnos ningún dato sin consentimiento, tiene que ser tu adulto/a responsable quien se encargue de ello.

Deja un comentario

Menú de cierre